A primera vista, realizar un inventario de los enseres y pertenencias que tienes en tu hogar puede parecer una tarea innecesaria, dado el esfuerzo que requiere y la alta probabilidad de que no necesites emplear este documento en el futuro.

Sin embargo, un inventario de hogar será sumamente útil en el caso de que, por desgracia, tu vivienda se vea afectada por un siniestro de envergadura, como un robo, una inundación o un incendio, ya que te servirá para cursar las correspondientes reclamaciones asociadas a las coberturas de tu seguro de hogar o de los seguros auxiliares que tengas contratados.

Por este motivo, hoy vamos a ofrecerte una serie de recomendaciones sumamente útiles para realizar un inventario de este tipo. Así, a la hora de redactar un inventario de los bienes y enseres disponibles en tu hogar, será conveniente que tengas en cuenta los siguientes aspectos:

Comienza por los objetos más voluminosos; aunque parezca un trabajo bastante pesado, si comienzas por aquellos objetos de valor que presentan un mayor volumen, como muebles y aparatos electrónicos, te darás cuenta de que en poco tiempo ya habrás incluido la mayor parte de tus bienes.

Anota el modelo y número de serie de tus electrodomésticos; de esta forma tendrás toda la informa necesaria para su reposición en el caso de que resulten dañados en caso de siniestro.

No olvides incluir aquellos objetos que sean valorables en el mercado; además de los dispositivos tecnológicos, las piezas de arte o joyas de las que dispongas en tu hogar, incluye también aquellos elementos que consideres de valor, como pueden ser colecciones de libros y discos, monedas o sellos.

Si lo consideras conveniente, podrás realizar una tasación del valor de estos, en vez de reflejarlo de una forma estimada.
Incluye en tu inventario la ropa y complementos de todos los miembros del hogar;
no se trata de hacer un listado minucioso de todas las prendas y zapatos de los que dispones, sino más bien de reflejar el valor de todo aquello que almacenas en tus armarios.

Refleja cuándo y dónde compraste cada uno de estos bienes; cuanto más detallado sea tu inventario, mayor validez tendrá como documento probatorio de tu patrimonio.

Por ello, en la medida de tus posibilidades, será aconsejable que incluyas información relevante sobre dónde adquiriste cada objeto, cuándo y, sobre todo, su precio de compra.

Recuerda renovar este documento cuando adquieras un nuevo bien; tu inventario de hogar será realmente útil si este está actualizado y reflejas en él tus nuevas adquisiciones, eliminando aquellos elementos de los que ya no dispones.

Ten en cuenta que, una vez realizado un primer inventario, solamente tendrás que realizar modificaciones puntuales que no te requerirán un gran esfuerzo.