En los últimos años, los servicios de spa e hidroterapia han alcanzado un gran interés entre la población en general, por su capacidad para la actuación sobre enfermedades y dolencias a través de tratamientos basados en la aplicación de baños y cuidados en aguas termales.

Si bien los efectos beneficiosos para la salud de la hidroterapia estarán condicionados a las propiedades específicas de las aguas termales utilizadas, numerosos estudios científicos han demostrado que este tipo de tratamientos, conocidos comúnmente como Spa, suponen una considerable mejoría terapéutica para nuestro organismo, asociados principalmente a diversos elementos que mostramos a continuación:

  • A nivel interno, se ha demostrado científicamente que estos tratamientos son altamente beneficiosos para mejorar el funcionamiento del proceso digestivo, el sistema nervioso y el sistema locomotor.
  • A nivel óseo, este tipo de tratamientos son muy recomendables para la resolución de dolencias relacionadas con las cervicales, que suelen estar asociadas a dolores de cabeza recurrentes.
  • A nivel muscular, los tratamientos de Spa presentan una gran utilidad para estimular la tonificación de los músculos, gracias a su capacidad para aumentar el riego sanguíneo y estimular la llegada de oxígeno y otros componentes a estos tejidos.
  • Asimismo, la hidroterapia es muy beneficiosa para la actuación sobre contracturas, ya que contribuye a la disminución de las inflamaciones musculares. Como hemos comentado anteriormente, este efecto positivo se debe, principalmente, a la mejora considerable que supone un aumento de la temperatura externa en la estimulación de la circulación sanguínea, gracias a la acción de baños y masajes.
  • Los baños asociados al Spa y la hidroterapia contribuyen a la eliminación de los depósitos de calcio de los vasos sanguíneos, las toxinas y las células muertas.
  • Por otro lado, la inhalación de los vapores de agua caliente, asociados a los baños termales, contribuirán muy positivamente a combatir los efectos de alergias y asma, así como a reducir las molestias asociadas a los resfriados.
  • Por último, estos tratamientos son muy beneficiosos para la recuperación de la energía y equilibrio mental, lo que contribuye muy positivamente a la mejora del sueño y, muy especialmente, a la calidad del descanso.

¿A qué esperas para ir a un spa? Además, si eres cliente de AXA puedes disfrutar de un montón de tratamientos en distintos centros y ahorrar en tu póliza. Entra en www.axavip.com.